La eyaculación precoz se refiere a la incapacidad del hombre de controlar el reflejo eyaculatorio,  alcanzando el orgasmo demasiado pronto, lo que conlleva problemas psicológicos frente a la pareja. Aunque suele afectar más a hombres sin experiencia, también puede sobrevenir por situaciones de estrés, ansiedad o falta de motivación. Las causas suelen ser psicológicas y no hay ninguna medicación que la cure.

La forma de controlar el reflejo eyaculatorio pasa por el aprendizaje, lo que requiere la visita a un terapeuta sexual. Los ejercicios de Kegel, junto con el aprendizaje de técnicas de relajación, son actualmente la terapia más efectiva. Estos comienzan con la práctica de la masturbación en solitario para, una vez controlado el reflejo eyaculatorio, pasar a la masturbación en pareja.

El objetivo es identificar el punto de inevitabilidad eyaculatoria para saber parar justo antes. En ese momento hay que detenerse, relajarse y comenzar de nuevo cuando el nivel de excitación haya disminuido.

El control de la eyaculación  también está relacionado con la postura en la que se realice el coito; normalmente, el hombre tiene mayor control cuando está tumbado boca arriba.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©Copyright realizado por Marketing A Empresas

Contactar con nosotros

Puedes enviarnos cualquier consulta y responderemos en lo más breve posible, un saludo

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar