Esta hortaliza se merece un lugar de honor en el cajón de nuestra nevera. Lo tiene todo: es nutritiva, pero ligera, se vende a buen precio y su pulpa, de textura esponjosa, da mucho juego en la cocina.

Más barata que la alcachofa, otro excelente protector hepático, la berenjena tiene una relación sodio/potasio aun más favorable y supera, además, su porcentaje en agua. Si eres hipertenso o retines líquidos, ten en cuenta su poder diurético.

Sus compuestos amargos dotan a la berenjena de un efecto benefactor sobre el hígado. Entre otros beneficios, mejoran el funcionamiento de este órgano y, al estimular la producción de bilis y el vaciamiento de la vesícula biliar, su consumo regular mejora la digestión de las grasas.

Es en piel de este vegetal donde se concentran las antocianinas, el pigmento que la tiñe de su peculiar color violáceo. Gracias a ello, la berenjena protege el corazón y desatasca los vasos sanguíneos.

Introducir la berenjena en tus recetas es una eficaz forma de reducir la absorción del colesterol y de frenar la partida de este tipo de grasa que se fabrica en el hígado. Es la perfecta guarnición de la carne roja y el acompañamiento ideal en barbacoas.

Especialmente cuando se come con otros alimentos con mucha vitamina K, como la cebolla, los guisantes o las nueces, acelera la cicatrización de las úlceras y aumenta la densidad de los huesos.

Esta hortaliza sólo tiene una pega: absorbe como una esponja el aceite. Freírla multiplica por 15 su aporte calórico y la convierte en un alimento bastante indigesto. Asada o a la plancha es cómo mejor se aprovecha su alto poder saciante sin desequilibrar el menú. Una unidad mediana sólo aporta 50 kcal.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©Copyright realizado por Marketing A Empresas

Contactar con nosotros

Puedes enviarnos cualquier consulta y responderemos en lo más breve posible, un saludo

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar