Cuando se vive en una situación de estrés permanente, no es fácil reconocerlo, ya que estamos tan acostumbrados a ello que la percibimos como parte de nuestro estilo de vida y no le damos la importancia que realmente tiene. Hay una serie de síntomas, sin embargo, que resultan fáciles de percibir y que nos pueden dar importantes pistas sobre nuestro estado anímico.

Síntomas físicos

-Sensación de presión en el pecho.

-Problemas digestivos, como diarrea, vómitos, dolor de estómago o estreñimiento.

-Tartamudeo y otros problemas de habla.

-Necesidad frecuente de orinar.

-Sudor en las palmas de las manos. Manos y pies fríos.

-Dolor de cabeza, sobretodo migraña.

-Palpitaciones.

-Dificultad para tragar o para respirar.

-Sequedad en la boca.

-Temblor corporal y tics nerviosos.

-Tensión muscular.

Síntomas emocionales

-Inquietud. Nerviosismo, irritabilidad, ataques de angusti1a…

-Tristeza. Sensación de tener un nudo en la garganta, deseos de llorar casi permanente…

-Conducta impulsiva e irritabilidad. Enfado permanente con las personas que tenemos a nuestro alrededor. En casos extremos, ira descontrolada, deseos de gritar e insultar…

-Sensación de miedo. Preocupación excesiva por lo que nos puede pasar a nosotros mismos ( miedo a perder el trabajo, a caer enfermos…), y a las personas que queremos (temor por que algo le pase a la pareja, a un hijo, etc.).

-Problemas  cognitivos. Dificultad para concentrarse, problemas de memoria, etc.

Cambio de conducta

-Necesidad  de moverse continuamente sin razón aparente.

-Risa nerviosa y chillona.

-Rechinar los dientes.

-Apatía sexual.

-No comer o comer demasiado.

-Beber o fumar con mayor frecuencia.

-Desgana en la forma de vestirse o arreglarse. En ocasiones,  descuido de la higiene.

-Insomnio, ya sea de conciliación (al comenzar el sueño) o de despertar (despertarse antes de la hora)

-Dormir en exceso.

Que hacer

Si la intensidad de nuestro estrés es de leve a moderado, podemos intentar solucionarlo cambiando algunos e nuestros hábitos.

Mejora

tu calidad de vida

-Reduce el consumo de estimulantes, como el café, el tabaco, determinados fármacos, etc.

-Sigue una dieta equilibrada y ligera. Evita las comidas demasiados abundantes, pesadas y ricas en grasa y aumenta el consumo de alimentos nutritivos como las frutas, las verduras, los cereales  integra les, las legumbres, etc.

-Camina a diario. Un paseo de una duración de media hora como mínimo te hará sentirte mejor.

-Disfruta de un sueño reparador. Para conseguirlo, acuéstate y levántate siempre a la misma hora ( fines de semana incluidos). Realiza una actividad relajante antes de irte a dormir (toma un baño caliente, bebe una infusión, etc.).

Reorganiza tu vida

-Establece una lista de prioridades. En casa o en el trabajo, seguro que tienes muchas cosas que hacer. Para no agobiarte, apúntalas en un papel en orden de importancia. Dedícate en primer lugar a las primeras. De esta manera, si no tienes tiempo de realizarlas todas, tan sólo las menos importantes se habrán quedado sin hacer y no te sentirás tan culpable.

-Reserva tiempo para ti. Todo lo que te gustaría hacer pero siempre te falta tiempo y no puedes, como por ejemplo, leer, escuchar música… Ahora es el momento.

-En la medida de lo posible, reduce tu volumen de trabajo. Revisa tus actividades diarias.

-Baja el nivel de exigencia. No te preocupes si las cosas no se realizan a la perfección o se quedan sin hacer. Relájate y vivirás mas tranquila/o.

Texto: Doctor Chinchilla

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©Copyright realizado por Marketing A Empresas

Contactar con nosotros

Puedes enviarnos cualquier consulta y responderemos en lo más breve posible, un saludo

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar